Se podría decir que cualquier disciplina deportiva es capaz de transmitir valores a todos aquellos que la practican, valores morales que contribuyen a la formación de los deportistas pero que también sirven de base para formar a personas; justo aquí es donde reside la importancia de los valores en el deporte y, especialmente, en el golf. 

Esta disciplina promueve además otras virtudes entre las que destacan, la concentración, la disciplina, el afán de superación y la socialización, aspectos importantes que completan el crecimiento y desarrollo de las personas, influyendo en todas las áreas de la vida.

La dinámica natural de este deporte permite que se asuma la disciplina como algo normal y necesario para ir alcanzando metas en la vida y cumpliendo sueños.

En paralelo tenemos una serie de valores inherentes al propio deporte y que los golfistas pueden aprender e incorporar a su juego pero también en su día a día, en su forma de ser y esto tiene especial importancia cuando pensamos en los golfistas más jóvenes.

Compromiso: vital en cualquier deporte, en el golf lo vemos incluso en cada entrenamiento, destacando  el valor que tiene el hecho de entrenar rondas completas a lo largo de la semana para afrontar una competición. También en cada tiro, compromiso con nuestro plan hasta el final.

Respeto: a pesar de competir contra nosotros mismos, contra nuestra ansiedad, dudas o emociones; cuando competimos tenemos a otros golfistas jugando junto a nosotros, es crucial respetar el tiro de cada uno, manteniéndose en silencio y bien ubicado en el campo.

Paciencia: es un valor y una virtud, en el golf hay que saber esperar, una ronda de juego es muy larga y no desesperarse ante un fallo y saber gestionar un gran tiro forman parte de esto, las conclusiones se sacan al final, tras horas jugando. Debemos ser pacientes.

Fair Play (Juego Limpio): de partida cada golfista debe acatar las normas que rigen la disciplina, pero destacar esto a los más jóvenes reforzará su percepción de la importancia de mantener esto en cada momento del juego y de sus vidas, tanto dentro como fuera del campo de golf.

Compañerismo: en edades tempranas, es de vital importancia que los chicos y chicas  se diviertan jugando al golf, y tras cada ronda, tanto de práctica como de competición, fomentar que más que rivales son amigos/ -as , y que disfruten eso.

En nuestro Colegio contamos con un campeón en esta disciplina, nuestro estimado alumno Pablo Arocas.

Este es su palmarés:

  1. Primer clasificado en  en la liga juvenil de Campbell Lamont
  2. Primer clasificado en liga federativa Torneo Fco.Gil
  3. Primer clasificado torneo circuito Yoingolf
  4. Primer clasificado torneo circuito Miguel Angel Jimenez
  5. Primer clasificado Proam en Club de golf El Bosque.

Pensamos que es un deporte que tiene mucho que ofrecernos, en aprendizaje en  valores, en cualidades personales y como parte del ocio sano y saludable que nuestra juventud necesita. Así pues , también forma parte este verano de nuestra completa y movidita Sports Camps. 

¿Hacemos unos hoyos?