Este titular corresponde con el del gran libro de Glenn Doman  que nos habla del programa de Excelencia física como parte de la educación por competencias. Desde hace muchos años venimos desarrollando este programa en nuestros alumnos del primer ciclo de Infantil viendo los enormes beneficios que aportan a nuestros pequeños.

Este programa a su vez se divide en 3 partes.

  1. Competencia de movimiento: Donde entran las carreras, el gateo y el arrastre
  2. Competencia manual: El braqueo
  3. Competencia de equilibrio.

Hoy queremos centrarnos en el braqueo.

¿Queréis saber porque le damos tanta importancia a braquear en Infantil?

El propósito de esta función es la preparación para que el niño comience a escribir utilizando la mano de su lateralidad para sujetar el lápiz. Pero no sólo beneficia en ese aspecto:

El braqueo consiste en avanzar con las manos por una escalera situada por encima del niño.

Los beneficios del braqueo en el ámbito de la escritura son sorprendentes: desarrolla la habilidad manual, permite mayor facilidad y destreza al escribir, mejora la convergencia ocular, permite la oposición ocular, desarrolla la lateralidad.

Pero la braqueación también es un excelente ejercicio para expandir la caja torácica, que deja mayor espacio para que los pulmones se desarrollen, con el consiguiente beneficio para la respiración.  Al sujetarse con las manos en la escalera, descargando todo el peso de su cuerpo en los hombros y balanceándose para avanzar de un peldaño a otro, promovemos la expansión de la caja torácica y conseguimos un mayor desarrollo y madurez de los pulmones, lo cual significa, esencialmente, una sola cosa: MÁS OXÍGENO PARA EL CEREBRO.

Nosotros enseñamos a nuestros niños y niñas a braquear para reforzar su estructura respiratoria en beneficio, no sólo de su salud, sino de su desarrollo intelectual.

Además trabajamos la presión manual para luego realizar la presión de la mano correctamente y que adquiera una buena sujeción de los materiales de escritura.

Los beneficios que obtenemos con la carrera, el gateo y el arrastre son que facilitamos el desarrollo de la fuerza y agilidad, mejoramos la eficiencia del sistema respiratorio, el desarrollo de la coordinación, al correr estimulamos la corteza cerebral, mejora el suministro de oxigeno al cerebro, permite la convergencia ocular, aumenta la velocidad, mejoran la resistencia, el niño gana en determinación y en dominio de la lateralidad.

Os compartimos un vídeo donde el propio Doman habla de su método. Nada mejor que ir a la fuente para conocer de primera mano su método.