fbpx

Miriam Baños nacida en Gata de Gorgos, Alicante, en 1981 y ex alumna del Colegio Los Naranjos, ha tenido una trayectoria profesional vertiginosa y nos la cuenta en primera persona.

Soy una persona que me gusta mucho progresar, a nivel profesional creo que siempre todo es insuficiente. Me gustan los retos, asumir nuevos retos y siempre allí donde se me busquen allá estaré.

He centrado mi carrera básicamente en el entorno madrileño porque hay más posibilidades, más diversidad, más opciones y más promociones en cuanto a literatura o derecho.

Entrevista en Colegio Los Naranjos

Después de su paso por el Colegio, estudió derecho en la Universidad de Alicante y en 2006, nada más acabar se presenta a unas oposiciones para un despacho jurídico en la que quedó primera. Pero su sorpresa fue que el lugar al que había optado resultó finalmente ser una Notaría y su puesto de trabajo fue el de Oficial de Notaria. Puesto del que está muy orgullosa dado que le permitió conocer a gente muy diversa como a Alcaldes de los municipios cercanos, y que fue su primer contacto con el ámbito político, al que luego perteneció de manera más directa.

¿Cómo pasas de la Notaría de Jávea a Madrid?

Los 3 notarios para los que trabajaba me animaron a estudiar oposiciones para Notaría, así que para hacerlo debía de irme a Madrid, y cuando llegué allí, la verdad, es que me deslumbró, tanta gente conocida, tantos despachos de abogados importantes…como Garrigues, CMS. Y finalmente pensé que me gustaba más el trato con la gente que estar en un despacho encerrada y continuamente estudiando. Así que les dije que me quedaba en Madrid y que no volvería.

¿Háblanos un poco acerca de tu libro?
Tan solo eran retratos es un título que hace referencia a un pasado que se nos narra en la actualidad. Contemplando viejas fotografías que, seguramente, todos tenemos guardadas, somos conscientes del pasado que nos ha precedido. Me gusta recalcar el personaje femenino en épocas pasadas. La mujer podía permanecer en un segundo plano o “atreverse” a ser ella misma y lanzarse a la búsqueda de placeres que hasta entonces tenía reservado el hombre…Elisabeth se encuentra con una herencia y con un suculento legado del cual desconoce su procedencia, su historia. Será a través de sucesivos retratos, fotografías, así como a través del relato del profesor Hanselman Necker cuando conocerá el significado de dicha herencia.

Tan solo eran retratos… ¿por qué este título?
Necesitaba plasmar en esta obra la historia que me hubiese gustado leer, analizar y estudiar en una clase de literatura o simplemente poder encontrarla en una librería.
Me encantan las historias pasadas que marcaron un antes y un después. Para mí, la literatura supone viajar en el espacio y en el tiempo de modo vertiginoso, acelerado; el poder vivir otras vidas; el despertar todo lo dormido que llevas dentro de ti. Es ser tú mismo, en varias versiones, sin restricciones ni cohibiciones. Nada está prohibido en Tan solo eran retratos, todo es posible en esta obra… Te puedes ver perfectamente reflejado en cualquier fotografía que data de varias décadas anteriores, incluso siglos.

¿Cuál es tu personaje favorito y por qué?
Obviamente, Gabriela Guzmán es mi heroína, una protagonista con una vida tan intensa como acelerada, que captará la atención de su entorno, allá donde vaya. Todas las mujeres desearán ser ella… No obstante, mi personaje favorito es el de Hanselman Necker, la voz y el alma de toda esta historia. Lo acompañamos desde que era un niño que vagabundeaba por las calles hasta que se convierte en un flamante profesor de derecho universitario. En plena madurez de su etapa, incluso estando recién licenciado, es cuando se convertirá en todo un referente en su entorno, siendo notoriamente admirado en su gremio.

¿Quién o quiénes fueron los primeros en leer este libro? ¿Cuál fue la primera impresión?
La primera persona en leerlo fue mi madre, quien siempre me ha incitado a escribir debido a mi predilección y debilidad por la literatura. La segunda, mi prologuista y profesora de lengua y literatura en este Colegio Rosa María Fernández. El resultado, tras la lectura de ambas, fue el simple hecho de oírles su voz y verles los ojos acuosos tras un enternecedor y repetitivo ¡enhorabuena, nos encanta, nos has dejado sin palabras…!El que no pudieran seguir hablando fue suficiente para poder describir sus sentimientos respecto a la obra.

¿Tienes un segundo libro en mente?

(Risas…) Tengo 5 en marcha… El primero es la novedad, el segundo la técnica y a está más mejorada, el tercero más suelta y el cuarto es más rompedor, de hecho empieza con el atentado de las Torres Gemelas y da un repaso a la política internacional.

¿Qué es lo que más valoras en la vida?

La confianza, tanto en derecho con mis clientes, sino confío en ellos no los puedo defender. En literatura, la confianza con mi editor. La confianza es lo que más valoro. Incluso aún siendo culpable, necesito que me lo cuenten y que me aporten todo lo que tengan y ya veremos lo que hacemos, pero hay que tener confianza. Y también las buenas personas…

¿Cómo te marcó el Colegio?

Con Rosa Mª Fernández Prologuista del libro y Presidenta del C

Pues fue mi etapa más feliz, mi padre estaba en pleno apogeo empresarial, y cuando venía al Colegio era aprender pasándotelo bien. El equipo de profesores te exigía mucho también y siempre he querido estar a la altura. Yo siempre me exijo más delo que debería y la búsqueda del perfeccionismo en ocasiones me ha coartado. El Colegio me marcó mucho en ese sentido, porque yo llegué con un nivel bajo en 1º de Bachiller pero el equipo de profesores logró ponernos a nivel al final.

Para mí mis profesoras del Colegio son como referentes, las tengo como ejemplo de mujeres en mi vida, ya que no sólo te enseñaban lo que venía en los textos, sino que eran principios, valores, cultura y educación. Yo si tuviese un hijo lo enviaba aquí por ese motivo.

¿El motivo que te llevó a que Rosa Mª te prologase el libro?

Porque es la mejor… (risas…) Lo digo en serio. Todos aquellos que han leído el prólogo han alucinado con el prólogo y han querido conocerla.

Un lugar: Madrid
Una Canción: Un día sin ti
Un escritor: Dumas ó Arturo Pérez Reverte
Un libro: Las aventuras del Capitán Ala triste