fbpx

Los niños aprenden conocimientos tocando los diferentes objetos, texturas, probando, oliendo y escuchando, es así como se conocen ellos mismos y lo que les rodea. Y con la cocina además se logra que se haga de una manera divertida y llena de beneficios que vamos a desvelar.

Por ello, decidimos involucrar a los niños en el aprendizaje a través de la cocina, porque les aporta sentimientos positivos, les ayuda no sólo a trabajar la motricidad fina, la coordinación visomotora, entre otras, sino que la investigación en las diferentes mezclas de ingredientes favorece al alumnado a fluir en esa imaginación desbordante que les caracteriza a cada uno. Sin olvidar, el objetivo fundamental que los niños disfruten.

¿Qué beneficios aporta la cocina en la infancia?

.

1. Relación positiva con los alimentos

Está demostrado que un niño que manipula un alimento será menos reacio a probarlo. De esta manera introduciremos alimentos saludables en su dieta de una manera más sencilla y con su consentimiento. No olvidemos que somos lo que comemos y de esa manera debemos educar a nuestros niños y niñas para que tengan una alimentación consciente.

2. Comunicación y desarrollo del lenguaje

Es una excelente oportunidad para que los niños comprendan de manera sensorial nuevo vocabulario y lo dejen grabado en su memoria por siempre, gracias a la vivencia del mismo. ¿A qué nos referimos? Los niños/as pueden aprender:

  • Nombres: gelatina, pelador, varillas, evaporación, etc.
  • Adjetivos: pegajoso, amargo, templado, etc.
  • Verbos: añadir, mezlar, picar, rallar, batir, etc.
  • Preposiciones y adeverbios: dentro, encima, antes, después, etc.

3. Desarrollo de psicomotricidad fina y gruesa

Esta es la parte más obvia de la práctica ¿no crees? Yo creo que si pensamos en realizar una manualidad, no importa si se trata de cocina, jardinería o trabajo manipulativo con papelería, sabemos que desarrollaremos la psicomotricidad, tanto la fina como la gruesa.
Y es que para cocinar necesitamos realizar ciertas tareas como cortar, mezcar, batir, romper huevos, extender, etc. Si estamos realizando tareas precisas, como cortar o romper un huevo estaremos desarrollando su psicomotricidad fina. En cambio, si realizamos movimientos más amplios como amasar, estaremos desarrollando la psicomotricidad gruesa. 

4. Aprendizaje de conceptos matemáticos y científicos

Cocinar implica adquirir cierto vocabulario matemático, y por tanto, aprender a contar, a medir y conocer las diferentes capacidades. Podemos complicar o simplificar el vocabulario en función de la edad de nnuestras personitas. Por ejemplo, podemos hablar de media taza de harina o decir 200 ml de agua.

5. Trabajo en equipo

Los niños y niñas no pueden cocinar solos de momento, siempre necesitan la ayuda de un adulto que supervise, que haga las tareas más delicadas y por tanto deben de compartir las funciones de la preparación del alimento. Ejemplo: yo sujeto el bol y tú tiras el azúcar. Yo rompo los huevos y tú los bates. Y es ahí donde entran conceptos como compartir, ayudar, respetar los turnos… En definitiva trabajar en equipo.

6. Cultura gastronómica

A estas alturas a nadie le cabe la menor duda de que vivimos en un país con una gastronomía desarrollada por encima de la media mundial. Es por ello que consideramos de vital importancia transmitir la cultura gastronómica a nuestros pequeños, por todos los valores anteriormente mencionados y por supuesto porque forma parte de nuestro ADN de país.

Animamos a nuestras familias a seguir practicando la cocina cooperativa en casa y a alargar los beneficios que estos aportan si además de cocinar se hace en familia.

ACCEDE AL ÁLBUM DE FOTOS


Estamos de acuerdo con Francesco Tonucci “Los aprendizajes más importantes de la vida se
hacen jugando en la infancia”

¿A qué esperamos? ¡Saca el chef que llevas dentro y a jugar!


Fuente de apoyo: https://www.sonpersonitas.com/cocinar-con-tus-hijos-beneficios/