Emoción, ilusión, curiosidad, admiración,…y un sinfín de manifestaciones han tenido nuestros niños de infantil, 1° y 2° de primaria en el día de hoy al visitar el Oceanográfico de Valencia.

¿Por qué?

Por poder contemplar en un solo día la gran variedad de especies marinas en sus respectivos hábitats ubicados en edificios impresionantes, bien detallados y cuidados.

Siguiendo el plano hemos visitado cada ecosistema: Mediterráneo, Humedales, Mares Templados y Tropicales, Oceános, Antártico, Ártico y, por supuesto, el delfinario con su extraordinario espectáculo.

¿Dónde han manifestado su mayor admiración?

Los puntos más llamativos para los niños han sido, sin lugar a dudas, los distintos túneles de agua (era como estar inmerso en las profundidades) y también, la zona Ártica y Antártica donde estaban las morsas y belugas, animales impresionantes.

¿Qué hemos conseguido?

Los niños nos han mostrado en todo momento cómo se sentían y transmitían su emoción: se reían, se sorprendían, se asustaban, se divertían y también,  preguntaban, conversaban entre ellos, expresaban sus inquietudes…¡miles de experiencias y vivencias!

¿Qué haremos ahora?

Aprovecharemos esta experiencia y curiosidad para seguir conociendo distintos hábitats del mundo y nos centraremos en conocer más el de nuestro entorno: el Mediterráneo; sobre el que aprenderemos la diversidad de peces que viven en nuestro mar, cómo podremos cuidarlos, la riqueza que nos aportan y la belleza de nuestras costas.

En definitiva, conseguir que a través de todo un mar de sensaciones, nuestros niños activen su imaginación e incrementen su amor por la naturaleza.