fbpx

No hace tanto tiempo, o sí, aprendíamos literatura a través de libros de texto bastante gruesos y con imágenes o ilustraciones de los autores allí reflejadas, dejando la total responsabilidad al profesor para hacer agradable la clase o acabar siendo un tostón. 

Libro de Literatura de los años ’80

Hoy el profesorado, la sociedad y los alumnos buscan o esperan nuevas metodologías que sorprendan y por ello sean más efectivas.

En esta ocasión optamos por un Ruta Literaria organizada por La iLLeta de Projectes y que comenzó con la división en cuatro grupos bajo el nombre de autores como Josep Piera, Ignasi Mora, Teresa Pascual y Àngels Moreno. Por el centro histórico de Gandia, los alumnos de 1º y 2º de ESO vivieron en primera persona la literatura valenciana más cercana a ellos.

¿Que es lo que más nos gusta de esta iniciativa?

  1. Que el conocimiento se está ubicando en diferentes espacios de la ciudad, por lo tanto cada vez que pasen por esos rincones inevitablemente su subconsciente los estará recordando. Es la archiconocida técnica de recuerdo conocida como Loci o Palacio de la memoria pero mejorada, ya que se realiza en vivo.
  2. Al estar paseando mientras realizamos las explicaciones, el cerebro se oxigena y el recuerdo es mejor. Ejercicio vs mejora del aprendizaje
  3. Los alumnos son protagonistas de su aprendizaje, mientras recitan poemas, o leen textos que se han preparado para la Ruta.
  4. El juego como una herramienta potente de aprendizaje, ya que entre paseos y lecturas también realizamos juegos literarios relacionados con la temática.

En definitiva es una propuesta sencilla, sin necesidad de grandes inversiones materiales, pero con mucha inversión en creatividad e imaginación por parte del equipo organizador y que nuestro profesorado ha considerado tan adecuado a nuestro sistema educativo.

Explicaciones, juegos, lectura de textos y poemas han dado lugar a una visita cultural interactiva e interesante que les ha hecho conocer a los poetas Ausiàs March, Joan Rois de Corella o narradores como Joanot Martorell, autor del Tirant lo Blanch, así como familiarizarse con la cultura y la sociedad de su época. Así pues, han aprendido hechos y curiosidades sobre la ciudad que en nuestro día a día nos pasan desapercibidos, por ejemplo, que el barrio del Raval  durante la Edad Media era un barrio musulmán o que el propio Ausiàs March vivió en nuestra ciudad.

Para finalizar,  la lectura de un texto de carácter reivindicativo ha dado lugar a  peticiones a la alcaldesa de Gandía sobre un mayor reconocimiento de las mujeres célebres gandienses ya que solo hay dos estatuas femeninas, la de Lucrecia Borgia y la de María Enríquez.

En el Patio de Armas del Palau Ducal ha tenido lugar la despedida con la entrega de premios a los diferentes grupos, cada uno premiado por su cooperación, buena lectura, actitud novelesca y participación.

Hemos disfrutado de una mañana soleada y muy literaria.