Enseñarles a analizar los pros y los contras sobre una temática, incitarles a preguntar y a estar bien informados, es importante para el desarrollo de su pensamiento, por ello debemos hacer que se desenvuelvan en un entorno donde fluya la curiosidad intelectual. A tener un pensamiento crítico evolucionado se enseña, se practica y se crea el hábito. Nadie nace siendo un pensador maestro, todos debemos de pasar por las fases de principiante, entrenado hasta llegar al nivel maestro.

En nuestra asigantura de Science nos tocaba hablar de los sentidos y sus órganos y de cómo influyen en nuestra vida cotidiana. Hablábamos de la vista, del gusto, del oído, del tacto y del olfato. Pero investigando sobre estos, empezaron a surgir algunas preguntas que a todo el alumnado empezó a interesar ¿Qué pasa con la vida de aquellas personas que carecen de alguno de estos sentidos? Empezaron a formular preguntas que respondían entre ellos sin demasiado convencimiento de estar en lo cierto, como:

¿Cómo pueden regresar a sus casas las personas ciegas? ¿Cómo se visten? ¿Cómo oyen su despertador? ¿Pueden leer y dibujar?

Después de este periodo en el que se cuestionaban grandes preguntas, decidimos pensar en cómo encontrar respuestas y lo teníamos más cerca de lo que pensábamos. Nuestro profe de Ciclos Formativos Víctor Rubio, que imparte la asignatura de Actividades Físicas para Personas con Discapacidad nos aclaró muchas dudas que le preguntamos sobre el día a día de una persona con discapacidad sensorial, cómo afrontan cada uno de los retos cotidianos a los que se enfrentan y qué cosas podemos hacer para facilitar la comunicación y trato con esas personas y su discapacidad sensorial. Además profundizamos en tres conceptos claves: deficiencia, discapacidad y minusvalía, para aprender sus diferencias y entender cuándo y cómo utilizar cada uno de estos conceptos.

Consideramos de suma importancia que nuestro alumnado pueda enriquecerse con las aportaciones de nuestro profesorado de otras etapas educativas, porque ello les anima a utilizar el centro y sus recursos, tanto materiales como docentes, como espacio de aprendizaje integral, sin límites ni barreras mentales.

Una vez resueltas las dudas teóricas, realizamos una dinámica artística en el aula, para poder poner en práctica aquellos conceptos adquiridos. De esta manera afianzamos conceptos y al ponerlos en situación con nuestra propia experiencia, grabamos el contenido de una manera más fuerte en nuestro cerebro. El contenido quedará mejor registrado y será más difícil olvidarlo en un futuro.

¿En qué consistió la práctica?

El alumnado, por grupos, ha elaborado unas tarjetas con el nombre de cada sentido y una de sus partes. Cada alumno/a ha tenido que dibujar un objeto teniendo en cuenta que uno de sus sentidos no podía ser utilizado. 

Ponerse en la piel de otras personas además es un paso para entenderles y ayudarles siempre que lo necesiten.

¡Yes, you can! Es siempre la mejor expresión para nuestro día a día.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies