El alumnado de Educación Primaria esta semana ha realizado experimentos  científicos. Detrás de los experimentos hay lo que se denomina «aprendizaje  basado en problemas» (PBL, del inglés Problem-Based Learning). Es una  metodología cuyo propósito principal es asegurarse que el alumnado participe  activamente en las actividades buscando respuestas a ciertos problemas o fenómenos  reales. A través de experimentos científicos entretenidos y sencillos de realizar en  clase o al aire libre, el alumnado se involucra en el aprendizaje como agente activo e  incluso proactivo si les damos la oportunidad de que sean ellos/as los que propongan  el temario. Además de los beneficios, la experimentación en el aula está vinculada a  una fijación de contenidos a largo plazo sin emplear demasiado esfuerzo memorístico. 

Beneficios: 

1. Generan curiosidad por lo desconocido y entusiasmo para enfrentarse a un  problema. 

2. Requieren de la participación del estudiante. 

3. Impulsan el trabajo en equipo y la organización grupal. 

4. Estimula el respeto por las opiniones ajenas. 

5. Fomentan el espíritu crítico a la hora de cotejar los resultados.

6. Promueven la reflexión tras la realización del experimento para extraer  conclusiones. 

7. Favorecen la rigurosidad en el trabajo realizado. 

Los niños y niñas son, por naturaleza, pequeños científicos, receptores perfectos de  información, y una gran fuente de curiosidad por descubrir aquello que les rodea. Han realizado diferentes experimentos de lo más espectaculares:  

• Calming jar 

• Mentos geyser 

• Lava lamp 

• Floating egg 

• Non-newtonian fluid 

• The burning candle

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies