¿Cómo podemos saber si el jamón cocido ha sido adulterado con almidón, para que sea más rentable para el productor, o hay un  exceso de glucosa para que sea más apetecible su consumo? O ¿La solubilidad de los lípidos cómo se produce? o ¿cómo actúan los ácidos y la temperatura en la funcionalidad de las proteínas?

De nuevo, aplicando nuestros conocimientos teóricos en la identificación de algunas de las propiedades que presentan biomoléculas orgánicas como son los glúcidos, lípidos y proteínas.

Pues bien, la respuesta a todos estos interrogantes las han resuelto el alumnado de Biología y Geología de 1º de Bachillerato a través de una sesión práctica. En ella han comprobado que, en nuestro caso, el jamón cocido no presentaba almidón ni tenía un exceso de glucosa, utilizando técnicas de coloración básicas para los glúcidos como son la prueba de Fehling y la tinción con Lugol. También ha evidenciado cómo los lípidos, aceite concretamente, es soluble en disolventes orgánicos, por ejemplo en cloroformo. Por último, se ha puesto de manifiesto también que la acción del ácido acético (vinagre) o el exceso de temperatura, ha provocado la desnaturalización (pérdida de función) de las proteínas de la leche y de la clara del huevo empleadas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies