Viajar es cultura, viajar es aprender, viajar es maravilloso, porque abre las mentes a nuevas culturas, a nuevas ideas y si es en grupo a nuevas amistades y relaciones entre los miembros del grupo.

«Viajar no es sólo moverse en el espacio. Es acomodar el espíritu, predisponer el alma y aprender de nuevo» 

Con esta frase de Ortega y Gasset empezamos a narraros nuestra aventura en París.

Llegamos a Paris según lo previsto, después del chek-in en el Hotel, fuimos a pasear por la bella ciudad de Paris.  Recorrimos el centro histórico rue Montorgueil, Forum des Halles, Place des Victoires, La Bourse, Palais Royal… contemplando las emblemàticas calles de esta gran ciudad.

Accede al álbum de fotos en GOOGLE FOTOS

Paseamos hasta la hora de comer y por la tarde volvimos a retomar las calles, o la rue. Anduvimos por rue Rivoli paseamos hasta llegar a Galeries Lafayette, un impresionante bullicio de gente recorría las galerías. De allí nos trasladamos hasta el Arco de Triunfo, para recorrer a continuación los amplios  Champs- Elysées. 

Qué decir de tanta belleza, pues que aunque en películas y documentales lo hayamos visto un sinfín de veces, nunca es tan maravilloso como al natural.

Fuimos a el Sacré-Coeur. Caminamos  hasta llegar a los Grands Boulevards, Opéra y Madeleine. Que nos dejaron impresionados y con hambre. Así que nos dirijimos a nuestro punto de encuentro para comer.

Visitamos un lugar tan histórico como es la Bastille, después de reflexionar sobre la importancia de este emblemático lugar nos dirigimos sin pausa a la Place des Vôges, desde allí recorrerimos el barrio de Le Marais, llegamos hasta el centro Pompidou y Hôtel de ville et Nôtre Dame.

Cuando acabamos la visita nos dirigimos al río Sena para realizar un crucero que nos dejó maravillados de tanta belleza y luz que tiene la ciudad de Paris.

Fuimos a Trocadéro, y como no podía ser menos realizamos la subida a la Tour Eiffel.  A continuación, paseamos por el Champs de Mars, Invalides, Tuileries. Visita del Musée du Louvre. Después visitamos el Quartier Latin, La Sorbonne..

Esta vez descansamos las piernas en dirección al parque Disneyland donde disfrutamos de la vuelta a la infancia. Un día lleno de colorido y diversión. Fue un día para el recuerdo.

Callejeamos por La Défense, barrio moderno y financiero, donde los hombres y mujeres de negocio, se cruzaban trajeados y hablando con sus móviles como en las pelis. Terminada la visita volvimos al centro histórico, donde comimos y realizamos compras para llevar de recuerdo a España.

No perdimos ni un minuto en París, no podemos decir que lo vimos todo, pero sí la mayoría. Pero como buenos viajeros nos dejamos algunas cositas, para siempre tener la excusa de poder volver a París.

Ahora ya sólo nos queda decir:

Hasta el próximo viaje!!