Estamos ante unos días duros para vuestros hijos e hijas, se acerca  la temida “selectividad”. Durante estos días podemos ver que acarrean un  alto nivel de estrés y esto hace que nosotros no sepamos cómo acompañarlos y ayudarlos.

Lo principal es  trasmitirles seguridad y serenidad, así que vamos a ver cómo lo podemos hacer:

  • Tenemos que intentar no agobiarles, están preparados, lo sabemos nosotros, vosotros y ellos. Tienen que tener claro  que pueden y que lo van a lograr, como han hecho hasta ahora.
  • Vamos a intentar estar tranquilos y no transmitirles esa ansiedad y preocupación que tenemos al verlos estresados estos días. Vamos a tranquilizarnos e intentar ayudarlos, vamos a animarlos, a transmitirles calma y positividad, han superado Bachillerato, han superado sus expectativas con creces.
  • Es importante que vean que sabemos de qué va esto de la EBAU, tenemos que estar informados, que vean que nos interesa, que estamos ahí, saber en qué consiste, cuántos días dura, la ponderación de las notas…

Los nervios son muy traicioneros, a nuestros hijos en estos días se les puede escapar un mal gesto, una mala contestación, vamos a dar importancia a lo que lo tiene y cuando reflexionen y se  tranquilicen, hablaremos, vamos a evitar las discusiones familiares estos días.

Hay que ayudarles a buscar el equilibrio entre el esfuerzo, la dedicación, el descanso y la desconexión.

Cada final de curso miles de alumnos se enfrentan a la temida EBAU (antigua selectividad), ya que en un breve periodo de tiempo se afronta una experiencia vital muy poderosa, pues de la nota obtenida depende el acceso o no a los estudios universitarios deseados.

Para afrontar con garantías esta prueba, las familias y profesores juegan un papel fundamental ya que las emociones de los estudiantes están a “flor de piel” y transmitir seguridad y serenidad será clave para el alumnado.

Hay diferentes factores que pueden alterar el rendimiento en la EBAU; entre ellos, el esfuerzo realizado durante todo el curso, actitud e interés del profesorado-alumnado, pero también van a entrar en juego aspectos psicológicos (ansiedad, estrés, nerviosismo, etc) que debemos tener en cuenta.

La ansiedad es conocida como miedo, temor e inquietud en situaciones donde pensamos que corremos algún riesgo o peligro y según varios estudios realizados por el psicólogo Fernando Miralles; entre el 15% y 25% de los estudiantes españoles presentan niveles de ansiedad muy elevados. Los síntomas más frecuentes que pueden presentar son irritabilidad, susceptibilidad o mal humor, insomnio, malestar físico, aparición de pensamientos negativos, ganas de dejar los estudios, miedo al fracaso y a “quedarse en blanco”. Por ello es muy importante, en estos días, intentar en la medida de lo posible, calmar esa ansiedad y esa presión.

Es muy importante que las familias interioricen una serie de consejos que puedan ayudar a contrarrestar el estrés y la ansiedad.

  • Procurar que el adolescente no anticipe situaciones o resultados negativos que puedan ocurrir.
  • Transmitir confianza, suceda lo que suceda, todo se puede solucionar.
  • Intentar hablar de otros temas en momentos de descanso.
  • No caer en los días previos en discusiones familiares.
  • Aportarles un mensaje de seguridad y confianza desde la propia experiencia en la prueba.

Principalmente, afirmamos que la clave está en transmitir un estado de serenidad que permita mantener el foco en el momento presente, controlando la calidad de los pensamientos para que la ansiedad y nerviosismo no se disparen.

Para ello, desde el Gabinete Psicopedagógico del Colegio Los Naranjos proponemos a las familias, una serie de estrategias que ayuden a filtrar pensamientos que solamente ayudan a elevar el nerviosismo.

Por ejemplo, ante situaciones de inquietud e incertidumbre; ¿Y si me sale mal? ¿Me quedaré en blanco? debemos recordarles que “nadie puede predecir el futuro”.

En situaciones de falta de confianza; ¿Estoy preparado/a? recurrir a datos objetivos. “Si vas a la EBAU es porque has conseguido alcanzar los objetivos propuestos durante todo el curso”. Por tanto, es un dato que se debe recordar y transmitir confianza.

En “pensamientos catastróficos”; “Si no apruebo… es lo peor que me puede pasar”. ¿Lo peor que te puede pasar? ¿Estás seguro/a de lo que estás diciendo? ¡Lo peor que te puede pasar no es obtener un resultado negativo en la EBAU hay otras situaciones que son peores! Algo fundamental es no dramatizar y no ver la prueba de selectividad como si fuera lo más importante del mundo. 

Finalmente, proponemos mantener una frase que permita recopilar todos los consejos aportados.

“Estoy preparado, he conseguido aprobar las asignaturas de 2º BACH y tengo la suficiente confianza para afrontar la EBAU. Estoy dando lo mejor de mi y suceda lo que suceda siempre habrá solución”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies