Durante el año escolar los viajes de convivencia siempre son momentos muy especiales donde las experiencias fuera del aula proporcionan nuevas oportunidades para crear recuerdos inolvidables y encontrar nuevos amigos incluso de otros cursos y edades.

La convivencia en un espacio diferente al habitual hace posible el aprendizaje y la adquisición de valores, actitudes y hábitos. La práctica deportiva del esquí y snowboard de la mano de especialistas deportivos son los elementos vertebradores de estas actividades, ya que ocupan buena parte del tiempo.

El viaje a Andorra ha sido una experiencia inolvidable. Durante seis días, hemos tenido la oportunidad de practicar deportes de invierno, explorar la ciudad de Andorra la Vella, disfrutar de la cultura local e incluso de relajarnos en el spa de Caldea.

El viaje comenzó temprano el domingo por la mañana, cuando nos reunimos en el colegio para tomar el autobús hacia nuestro destino, donde nos dedicamos, durante cuatro días, a esquiar y hacer snowboard en las impresionantes pistas de esquí de Grandvalira.

Tanto principiantes como expertos disfrutaron de las emocionantes pendientes y la hermosa vista panorámica. Además, el personal de la estación de esquí fue muy amable y servicial al ayudarnos a mejorar nuestras habilidades. Por las tardes, nos reuníamos en el hotel para descansar y disfrutar de las cenas y de la compañía de nuestros amigos y compañeros.

La tarde del miércoles visitamos Caldea, el spa termal de Andorra. Desde el momento en que entramos en el recinto, nos recibió un ambiente cálido y acogedor, con una decoración moderna y divertida. Una vez dentro, pudimos disfrutar de una amplia variedad de instalaciones, incluyendo piscinas de agua termal, saunas, baños turcos, duchas con diferentes chorros de agua y efectos de luz. También había una zona de relajación con tumbonas y vistas al paisaje.

En general, la visita al spa de Caldea fue una experiencia maravillosa. No solo pudimos relajarnos, sino que también pudimos disfrutar de un ambiente realmente increíble.

El sexto y último día, antes de regresar a casa, decidimos explorar la ciudad de Andorra la Vella, donde pudimos comprar recuerdos y disfrutar de la cultura local. Y a la vuelta, en el bus, pudimos reflexionar sobre los increíbles recuerdos que habíamos creado durante nuestro viaje.

Accede a las imágenes en Google Fotos

El viaje a Andorra ha sido de nuevo un éxito rotundo. Todos disfrutamos de una experiencia llena de diversión, aventura y aprendizaje. Sin duda, repetiremos el año que viene.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies